Carolina Herrera: La elegancia hecha marca.

Carolina Herrera es una diseñadora de modas reconocida internacionalmente por su elegancia, prestigio e inteligencia para hacer negocios. Emprendedora, visionaria y filántropa, Carolina Herrera ha construido todo un imperio de su marca CH en pocos años, vistiendo a las más grandes personalidades del mundo artístico y elegantes miembros de la monarquía.

A pesar de que su historia personal no estuvo llena de dificultades (como la del emprendedor Sylvester Stallone) no quiere decir que la glamorosa Carolina Herrera no haya tenido que luchar por abrirse paso en el mundo de los negocios.

La joven Carolina Herrera

Carolina Herrera es su nombre de casada pues, en realidad, se llama María Carolina Josefina Pacanins Niño. Nació en Caracas (Venezuela) en 1939, hija del Gobernador de Caracas de aquel entonces. Carolina Herrera siempre estuvo rodeada de lujos. Solía vestirse con prendas de diseñador y codearse con la alta sociedad, que le permitió cultivar desde temprano un exquisito gusto por la ropa, la elegancia y la femineidad.

Los diseños de Carolina Herrera desafiaron la moda urbana y un tanto hippie que parecía imponerse en la década de los 70 y 80. Sus propuestas mostraban a una mujer moderna pero elegante. Quizás fue por eso que consiguió vestir también a la realeza, como la Condesa Consuelo Crespi y la Duquesa de Feria, Elisabeth de Yugoeslavia.

Quizás uno de sus mayores logros poco conocidos de Carolina Herrera fue su trabajo como fashionista de la socialité Jacqueline Keneddy Onassis.

Carolina Herrrera comienza su emprendimiento a los 42 años en la ciudad de Nueva York. Sus hijas ya estaban crecidas y la vida como ama de casa comenzaba a agotarle.

Gracias a su buen gusto y su posición social, no tardó mucho tiempo en poder entrar en una pasarela como diseñadora colaboradora. Pero fue su enorme talento el que le permitiría, un año después, vestir a personalidades como Kathleen Turner, Ivana Trump y Nancy Reagan.

CH: Carolina Herrera

La década de los 80 fueron los años dorados de Carolina Herrera. Creó su primera colección de ropa femenina, para posteriormente diseñar vestidos de novia y, a finales de década, decide incursionar en el mundo de la perfumería.

El imperio Carolina Herrera fue fundado con ayuda de la empresa española de perfumes y moda Puig. Carolina Herrera es un ejemplo de la importancia que tienen las relaciones sociales y convenios profesionales a la hora de emprender un nuevo negocio. Al comienzo de la alianza, Carolina Herrera operaba como una filial de Puig y mantuvo su propiedad sobre la marca Carolina Herrera, mientras se consolidaba en el mercado internacional.

Los productos Carolina Herrera son vendidos en todo el mundo a través de sus boutiques privadas (unas 280 tiendas en 104 países). Diversificó su oferta para crear prendas de vestir y perfumería para hombres.

212 NYC

En la actualidad Carolina Herrera ha vestido a un sin número de personalidades del mundo del espectáculo, posicionándose como una de las diseñadora de mayor prestigio en el mundo de la moda. Junto a su hija, Adriana Carolina Herrera ha creado un nuevo imperio: el de la perfumería.

A pesar de ser venezolana y sentir gran aprecio por su tierra natal, Carolina Herrera sencillamente se enamoró de Nueva York, de todo lo que la ciudad representa y de la diversidad cultural que se aprecia en sus calles.

Las últimas colecciones de Carolina Herrera, así como su perfumería, están inspiradas en la ciudad de Nueva York. Por esta razón, el nombre de su marca de perfumes lleva el código telefónico de Manhattan.

“La educación es el principal vestido para las fiestas de la vida” – Carolina Herrera
Fuente: Emprender Fácil.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.