No pidas perdón ni permiso

¿Te ha pasado alguna vez que alguien se ha chocado contigo por la calle y has contestado diciendo tú perdón? Tristemente esto es algo mucho más habitual en mujeres que en hombres.

También muchas veces pedimos perdón por estar nerviosas antes de empezar a dar una charla. ¿Te ha pasado alguna vez? En la universidad aprendí del mejor orador que he conocido hasta la fecha, que pedir perdón por estar nerviosa antes de empezar a hablar en público lanza el mensaje a tu audiencia de que no eres tan experta en el tema o que no tienes suficiente experiencia y te coloca en una situación de inferioridad frente a otros  oradores. Yo me atrevo a decir que en realidad todo el mundo se pone nervioso  a la hora de hacer una intervención en público y la mayoría de las veces, la audiencia ni se da cuenta de que está pasando.

Ir por la vida pidiendo perdón y permiso por todo y para todo no te convierte en la persona más educada del planeta  Te coloca en una posición más débil, como si necesitarás la aprobación de otros para existir o expresarte.

Fuente: Creatiburon.com

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.