Como proponer a tu pareja el uso de juguetes sexuales

Según estudios es contundente que los juguetes sexuales pueden ser grandes aliados de nuestro placer, de nuestros juegos en compañía o a solas, de la exploración y la innovación.

Es básico eliminar ideas erróneas como que son estos la sustitución de nuestra pareja, al contrario es una herramienta de disfrute junto a él o ella. Sin embargo, y por los prejuicios que existen en torno a los mismos, y ciertas ideas erróneas arraigadas a la masculinidad muchas personas sienten resistencia, y miedo al proponer a la pareja el uso de los mismos.

Y es que muchas veces se parte de la idea de los juguetes sexuales como un dildo (también conocido como consolador) grande, de forma fálica, que algunas personas pueden considerar grotesca, y una reproducción (bastante fidedigna a veces, por cierto) del pene; entonces es allí donde los hombres pueden sentirse amenazados, sin razón alguna, pues es esta únicamente una herramienta, pero la sexualidad va mucho más allá, y ningún objeto inanimado puede compensar las caricias, el compartir, la conexión y la vinculación afectiva.

De la misma forma los juguetes sexuales ofrecen muchísimas más alternativas, más atractivas, inclusive discretas y estéticas, que únicamente esta.

Los juguetes pueden traer a la cama sensaciones nuevas, vibración, calor, texturas, lubricación, olores y sabores nuevos que faciliten el descubrir nuevas sensaciones de placer.

Algunas recomendaciones al decidir dar el paso e innovar en nuestra vida sexual son:

* Hablar con la pareja de manera trasparente y natural sobre el tema.

* Quitar prejuicios y tabúes que puedan influenciarnos a rechazar ideas solo por miedo o ignorancia.

* Primero escoger juguetes que no nos resulten muy extraños o invasivos, comenzar con juguetes más pequeños y sutiles. El anillo de Durex por ejemplo es una excelente opción para comenzar, y está disponible en cualquier supermercado.

* Ir juntos al sex shop o visitar juntos la página electrónica de compra de juguetes, ya que puede ser un elemento que genere anécdotas y complicidad en la pareja.

* Estar abiertos al juego y la exploración y si algo no sale como lo hubiéramos esperado, entender que esto no afecta, buscar nuevas alternativas y reírnos del momento, lo importante es jugar y compartir.

 

La prensa libre

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.